SiC | Oaxaca | Museos
Museo de las Culturas de Oaxaca/Ex Convento de Santo Domingo de Guzmán

CONACULTA/INAH


Ubicación:

Macedonio Alcalá s/n
Centro
CP 68000
Oaxaca De Juárez, Oaxaca de Juárez, Oaxaca
Tels.: (951) 516 2991, 514 97 34
Fax 516 9741

sdomingo@prodigy.net.mx

Enlace a página
Enlace a página 2





Mapa de ubicación satelital




Datos generales

El Museo de las Culturas de Oaxaca tiene su antecedente en el Museo Oaxaqueño fundado en 1831, bajo el resguardo del entonces Instituto de Ciencias y Artes del Estado de Oaxaca, cuya creación se encuentra en el decreto expedido por el congreso del estado el 22 de septiembre de 1831, durante la gestión de José López Ortigoza. En el decreto mencionado se planteaba la integración de una Sociedad Patriótica que tendría como objetivo la creación de un museo y de una colección de Historia Natural. El museo se estableció en un aula del mencionado instituto en el convento de San Pablo. El acervo del museo lo integraban originalmente interesantes acopios en los ramos de minería e historia natural. Posteriormente, el museo se enriqueció con la compra de ídolos, de algunos fósiles procedentes de diversos distritos del estado y de pinturas de gran valor de los conventos a raíz de la exclaustración. Permaneció de esta manera hasta 1933 cuando pasó a ser el Museo Regional de Arqueología e Historia bajo la administración de Secretaría de Educación Pública y el Gobierno del Estado, estableciéndose en el antiguo edificio de la Academia de Niñas –a un costado de la Alameda- y teniendo como colección principal el reciente hallazgo de la Tumba 7 de Monte Albán. Posteriormente el museo cambió de sede trasladándose a su actual ubicación en el claustro del Exconvento de Santo Domingo de Guzmán que previamente había sido restaurado y acondicionado para recibir la colección existente y abrir sus puertas el 20 de agosto de 1972 bajo el nombre de Museo Regional de Oaxaca, bajo custodia del Instituto Nacional de Antropología e Historia. La entrega de la totalidad de las instalaciones del exconvento ocupadas en buena parte por el Ejército Mexicano hasta 1994, generó un ambicioso proyecto de restauración del inmueble y que permitió la recuperación de espacios que ahora son del gozo y disfrute del público visitante. El museo renombrado ahora como Museo de las Culturas de Oaxaca, se constituye como el espacio cultural más importante del estado de Oaxaca, su colección abarca objetos de las épocas: prehistórica a contemporánea. En sus espacios se llevan a cabo eventos culturales y académicos de gran calidad en coordinación con el Centro Cultural Santo Domingo, que integra a la Biblioteca Fray Francisco de Burgoa, a la Hemeroteca Nestor Sánchez y al Jardín Etnobotánico de Oaxaca. Actualmente la misión del Museo de las Culturas de Oaxaca es la de resguardar, conservar, investigar y difundir el patrimonio cultural mueble del estado de Oaxaca.


Salas exhibición

Recorrido

El museo está conformado por las siguientes salas:

I. Culturas milenarias (10000 aC-200 dC)
Hace unos diez mil años los primeros grupos nómadas de cazadores-recolectores asentados en el actual territorio oaxaqueño ocuparon cuevas como refugio. Los objetos más antiguos encontrados hasta hoy en el valle de Oaxaca son puntas de proyectil que testimonian la presencia de aquéllos. Probablemente los pobladores primigenios hablaron la misma lengua, o acaso dos o tres (de las familias mixe-zoque en el istmo y otomangue en el resto del territorio). Siglos después, a raíz de la sedentarización, comenzó la diferenciación de lenguas, como el zapoteco del chatino y del papabuco, actualmente desaparecida.

II. Tiempos de florecer (200-900 dC)
El periodo clásico en Oaxaca abarcó desde la consolidación del Estado zapoteca hasta el abandono de Monte Albán, ciudad que llegó a ser la más importante del valle de Oaxaca y funcionó como un centro político del que dependían urbes de menor importancia. En esta época la estratificación social fue muy marcada e influyó en el surgimiento del Estado. Las élites gobernantes habitaban suntuosas residencias en sitios como la plaza de Monte Albán y desarrollaron conocimientos altamente avanzados como la astronomía, el calendario, la escritura jeroglífica, la arquitectura monumental y la orfebrería.

III. Los tesoros de la tumba 7
La célebre tumba 7 de Monte Albán, descubierta por el arqueólogo Alfonso Caso el 9 de enero de 1932, fue construida por los zapotecas durante el periodo Clásico. Más tarde, durante el Posclásico, fue reutilizada por los mixtecas para enterrar a un noble junto con los impresionantes tesoros recuperados por Caso.

IV. Los señoríos (900-1521 dC)
Tras el abandono de las grandes ciudades de Mesoamérica, entre ellas Monte Albán, empezó el llamado periodo Posclásico, caracterizado por la reorganización del territorio y de los sistemas de control político, entre los que se impuso el dominio de los guerreros. En esta época adquirieron importancia los señoríos de Yagul, Mitla, Lambityeco y Zaachila, en el valle, y se dio un gran movimiento poblacional. Los mixtecas se expandieron y consolidaron reinos, de los que destacó el de Tutultepec. Con la caída de Monte Albán terminó la escritura zapoteca monumental y apareció la mixteca, sobre todo en códices. Por medio de alianzas matrimoniales y enfrentamientos bélicos, los mixtecas comenzaron a dominar los lugares donde antes se establecieron los zapotecas.

V. Contacto y conquista (siglo XVI)
La conquista de Oaxaca se inició en 1519 por Tuxtepec, en el norte del actual estado, y se extendió hasta Tututepec, en la costa. Algunos pueblos establecieron alianzas; otros fueron sometidos por las armas y algunos, como los guerreros mixes, no sucumbieron. Cuando se inició la empresa colonizadora, los indígenas fueron explotados mediante el trabajo y los tributos, pese a las leyes de protección emitidas por la Corona. Los españoles introdujeron el ganado y las aves de corral, diversas plantas, semillas y herramientas. Las armas, sobre todo las epidemias, provocaron una cantidad enorme de muertes entre los indígenas.

VI. Conquista espiritual del pasado (siglos XVI al XVII)
En la conquista de los nativos, donde fracasaron las armas triunfaron los frailes. Sin embargo, la evangelización no consiguió el exterminio de las creencias y los rituales locales, perseguidos como idolatrías. Si bien la población nativa se convirtió al catolicismo, no abandonó sus antiguas prácticas rituales ni sus ceremonias, y siguió creyendo en su propio orden cósmico. Los frailes jugaron un papel fundamental en la escritura de las lenguas autóctonas: las aprendieron y se preocuparon por escribirlas. A su vez, los indígenas pintaron en códices los recuerdos de su pasado, para conservar la memoria de linderos y dinastías.

VII. Respuestas indígenas (siglos XVI al XVIII)
Aunque su cultura fue minada de raíz, la mayoría de los antiguos oaxaqueños no renunciaron a su origen diferente y milenario. Ellos constituyeron el grueso de la población durante la época virreinal y, paralelamente a su resistencia, oculta o abierta, asimilaron elementos de la cultura hispana: recursos naturales como el trigo, la seda y el ganado; tecnologías como la yunta y el arado, la escritura y las armas, e instituciones como el municipio, las cofradías y las fiestas patronales, que enriquecieron y diversificaron aún más su cultura.

VIII: Materia y espíritu (siglos XVI al XVIII)
La compleja estratificación de la sociedad virreinal motivó que, de manera similar a la época prehispánica, las élites dominantes desarrollaron conocimientos especializados, algunos de ellos asimilados por los indígenas; por ejemplo, la música de metales y la construcción y el ornato de templos, así como otros aspectos de las bellas artes. Por su parte, los pueblos autóctonos, organizados en repúblicas, aportaban su trabajo para el desarrollo material y espiritual del virreinato.

IX. Surgimiento de la nueva nación (fines del siglo XVIII-mediados del XIX)
En 1760, la Corona española impuso a sus territorios reformas que provocaron serios descontentos entre ricos y pobres, criollos, mestizos e indígenas. Las reformas se conjugaron con varias crisis agrícolas a principios del siglo XIX y contribuyeron a la rebelión que reclamó la independencia de España. José María Morelos y Pavón llegó a Oaxaca el 25 de noviembre de 1812, si bien el movimiento insurgente no triunfaría en la entidad hasta el 31 de julio de 1821, con la entrada a la capital del general Antonio León. Cuatro años después se publicaría la primera Constitución Política del Estado Libre de Oaxaca. La nación vivió durante décadas un periodo convulsivo de guerras que repercutió en la entidad y en el que el principal protagonista fue un oaxaqueño: don Benito Juárez.

X. Orden y progreso (1876-1911)
El porfiriato fue el periodo de despegue económico de la nación. Oaxaca se comunicó con el centro del país por ferrocarril y expandió su red interna; se introdujeron cultivos comerciales como el de café, que desplazarían a la agricultura indígena en grandes zonas y propiciarían una nueva estructura de poder: el cacicazgo. El despojo legal de tierras de las comunidades generó el latifundismo.

XI. Imágenes del siglo XX
En esta sala se ilustra la intensa historia del presente siglo y se muestran algunos resultados de la Revolución en Oaxaca y de la modernización. También se ofrece un panorama de los avances tecnológicos de los que ha gozado la sociedad oaxaqueña en cuanto a medios de comunicación.

XII. La vida comunal indígena (época actual)
Actualmente habitan 15 grupos etnolingüísticos en Oaxaca y cada grupo tiene variantes dialectales. En 1995 se censó a más de un millón de hablantes de alguna lengua autóctona, cifra inferior al número real de indígenas existentes. A los pueblos indígenas los caracteriza su vida comunal; organizan su existencia en torno a las decisiones de la asamblea comunitaria y el poder se estructura mediante un sistema de cargos cívicos y religiosos. El tequio (trabajo comunitario) y la ayuda intrafamiliar se encuentran institucionalizados. En esta sala se presentan también aspectos de los conocimientos tradicionales y prácticas indígenas.

XIII. Rehaciendo el círculo comunitario (época actual)
Esta sala, y en general el museo, proporciona a los visitantes información para comprender la dinámica de los pueblos indígenas, su herencia prehispánica y su cultura milenaria.

XIV. Santo Domingo: historia y hallazgos (siglos XVI-XX)
En la sala se presentan aspectos de la vida de los frailes, incluyendo objetos de uso doméstico, y se muestran los trabajos realizados durante la restauración del ex convento. También se exhiben algunos de los hallazgos durante su investigación arqueológica y se ilustran los momentos y procesos de restauración del inmueble.

Salas interactivas
Entre las salas V y VII hay 13 pequeñas salas –antiguas celdas de novicios– en las que se presentan objetos e información sobre la vida de las culturas oaxaqueñas, concebidas como espacios interactivos donde se pueden tocar algunos elementos y obtener información apoyada en la tecnología multimedia: a) la grana y otros tintes; b) textiles; c) cerámica; d) orfebrería; e) tallas y esculturas; f) hojalata, herrería y cuchillería; g) talabartería y cerería; h) música; i) medicina tradicional; j) plástica; k) gastronomía; l) producción de bebidas; m) ciclos de vida.


Iluminación

El sistema de iluminación es a riel con lámparas de halógeno.


Servicios

Áreas de usos múltiples y auditorio para exposiciones y actividades culturales
Zonas de descanso
Visitas guiadas para grupos de estudiantes (previa cita)
Expendio de publicaciones
Reproducciones


Horarios de servicios

Abierto al público de martes a domingo de 10 a 19 hrs.
Entrada general $57
Domingos entrada libre
Maestros, estudiantes, niños menores de 13 años e INAPAM entrada libre
La utilización de videocámara está sujeta al pago de derechos


Sistema seguridad

Contra robos hay alarmas, rondines, circuito cerrado y alarmas y extintores contra incendios.
Cuenta con una bodega de 87.00 m2 con control de acceso.
Cuenta con auditorio


Funcionamiento interno

Cuenta con 40 mamparas de madera, 30 bases de madea, 30 capelos. Para el traslado de obra cuenta con 1 camión con capacidad de cinco toneladas.


Personal

3 restauradores
1 museógrafo
1 responsable de relacioneós públicas y difusión
2 responsables de almacenaje
2 responsables de empaque y desempaque
25 custodios
2 vigilantes
4 veladores


Difusión

Edita boletín de prensa, organiza visitas guiadas, conferencias semanales. Anuncia sus exposiciones en prensa, radio y T.V. local.


Tu opinión nos interesa

Manda tus comentarios y sugerencias a nuestro correo, de antemano te lo agradecemos.

Ubícate en el territorio


Para localizar la infraestructura cultural más cercana a ti.


También estamos en ...




Registro

Genera Correo